viernes, 14 de mayo de 2010

Juntos podemos...

... juntos campeones. Juntos nos quedamos un año más en nuestro lugar.

Antes de meterme en faena, en el fin de semana que se avecina, el aperitivo que supuso ayer jueves. Uno de esos Conciertos con C mayúscula, sí. "Vivir la vida sin tener en cuenta el paso del tiempo". Porque fue una hora y media intensa, increíble, en la que no hubo momentos más flojos que otros. Se mantuvo un nivel altísimo durante todo el tiempo. Desde el "Ahora vienen Nuevos tiempos..." con el que abrieron hasta "Enhorabuena eres el que tiene más, es más que nada pero menos que el total" que culminó el bis. Lori Meyers, qué buenos sois, qué buenos, ¡qué buenos!

video

Y ahora empieza el fin de semana, con el diluvio que se inició ayer después de comer, en distintas zonas de Barcelona porque esta ciudad es tan particular que por ejemplo las Ramblas tienen microclima: si en Gràcia escaña agua a mogollón, allí brilla el sol. Cosas. Luego ya ni zonas ni nada parecido, como un grifo encima de la ciudad que no se ha cerrado aún, ni tiene visos de hacerlo. ¿Así será más fácil el domingo para el equipo con menos calidad?

Así que hablo de fútbol. Y firmo como el enemigo público número uno del lugar éste en que me encuentro, porque soy MADRIDISTA y PUCELANA. Y si es cierto que tengo un gafe (la peor nevada en años, Eyjafjalla queriendo viajar conmigo y de ese modo arruinar los viajes en avión cada vez que se me ocurre desplazarme, más lluvia que nunca, al que se le ocurra decir en verano que moderación de gasto de agua porque hay sequía le reviento...) que se mantenga, por este domingo al menos. Que si soy la única loca en las Ramblas no tendré ningún problema. Que si no puedo salir de casa porque soy el susodicho enemigo público número uno tampoco.
Y por si acaso teméis por mí, tranquilos y tranquilas: no sufriré si no ocurre, no más del disgusto en caliente. Porque mantengo la cabeza alta por los números que ha hecho mi equipo. Porque ha conseguido que el Barça de las maravillas tiemble sintiendo el aliento del Madrid en el cogote, a pesar de perder los enfrentamientos directos. ¡Un último esfuerzo, "que nunca os diga el pueblo que os echasteis atrás", Juan de Padilla pudo afirmar eso antes de una muerte humillante!
"Yo no elegí nacer en PUCELA, simplemente tuve suerte". Tener al equipo en la élite supone situar en el mapa la ciudad, el fútbol es el opio del pueblo, sí. Y los aficionados estaremos pirados y asalvajados, pero es cierto. Si hay que aguantar al personaje que se sienta en el banquillo hasta que vuelvan a armarla, se le aguanta, todo por un equipo en Primera.

2 comentarios:

  1. Si no fuera por tí q poco puesta estaría yo en futbol... jajaja
    Yo creo q me lo perderé, xo prometo bailar la sardana sin ganas...
    De madrid no hay nada en el programa, pero como es San Isidro seguro que algo influye!
    Besazos!

    ResponderEliminar